David Rodriguez : «Ayudamos a los ingenieros de redes con nuestras soluciones»

0
1497

David Rodriguez gerente de cuentas de canales de Europa del Sur de NETSCOUT, presenta un comprobador de redes inalámbricas que nos ayudará en nuestro trabajo como herramienta de análisis.

Los nuevos dispositivos Wi-Fi están concebidos para ofrecer velocidades de conexión cada vez más rápidas. Sin embargo, los antiguos equipos que ahora consideramos “lentos” siguen conservándose y numerosas redes Wi-Fi se siguen asociando a ellos por defecto. Todo ello implica que los puntos de acceso de las distintas redes se conecten a velocidades antiguas tales como a 1 y 2 Mbits/s. Esto a su vez, puede provocar la conexión a velocidades muy bajas de equipos Wi-Fi alejados del punto de acceso y la conexión de equipos muy antiguos a velocidades muy bajas. Estas conexiones pueden ralentizar el rendimiento de toda la infraestructura Wi-Fi y de todos los clientes asociados a ella.

Para resolver los problemas de rendimiento lento o bien para optimizar una red Wi-Fi para así obtener un mejor rendimiento, una de las primeras y más sencillas premisas es la de comprobar la velocidad de conexión de datos con la que cuentan los puntos de acceso. Con la ayuda del AirCheck G2 de NETSCOUT, esto le llevará menos de 15 segundos desde el encendido de la herramienta de análisis. Cuando seleccione la red a comprobar y consulte la lista de puntos de acceso en la red, podrá seleccionar un punto de acceso para ver inmediatamente las velocidades de conexión. Estas velocidades se muestran en Mbit/s y comprenden 1, 2, 4, 5.5, 6, 9, 11, 12, 18, 24, 36, 48 y 54 Mbit/s. Estas velocidades son las de base (que el periférico de un cliente debe emplear para conectarse) y las velocidades soportadas extendidas.

Con el fin de mejorar el rendimiento de la red para todos los dispositivos, puede desactivar las velocidades más débiles de sus puntos de acceso. Proceda a realizar esto con cuidado para asegurarse que los dispositivos que deben conectarse sigan ahí. Por ejemplo, algunos escenarios deben considerar los periféricos 802.11b que necesitan velocidades de 1 Mbit/s. Por el contrario, no es necesario tomar en consideración viejos dispositivos, usted puede definir la velocidad más baja entre 11 y 24 Mbit/s. Tenga en cuenta del mismo modo la densidad de los puntos de acceso para definir la velocidad más débil. Si los puntos de acceso están relativamente alejados el uno del otro, defina la velocidad mínima a 11 Mbit/s de forma que los periféricos que rocen esta cobertura, puedan también conectarse. Si la densidad de los puntos de acceso es importante y si están próximos entre sí, podrá también definir una velocidad mínima más elevada, como por ejemplo la de 24 Mbit/s.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.